View All Photos

G. H. Baber and family.

From The Missionary Magazine, January 1899, pg. 5.

Baber, Granville Henderson (1852–1936)

By Pablo E. Ceballos

×

Pablo E. Ceballos

First Published: June 8, 2021

Un misionero, maestro y administrador norteamericano, Granville Henderson Baber fue el primer pastor adventista ordenado en liderar la misión de la costa oeste de América del Sur.

Primeros Años, Educación y Matrimonio

Baber nació en West Virginia, Estados Unidos, el 1 de mayo de 1852. En 1882 se casó con Ella Craw y tuvieron dos hijos. Fue educado en Battle Creek College y fue miembro de la primera clase de la Escuela Misionera de Salud y Templanza, que de profesor al Dr. John H. Kellogg. Desde su juventud dio pruebas innegables de su vocación pastoral, desplegando grandes esfuerzos para compartir la Palabra de Dios. Su espíritu misionero lo acompañó durante toda su vida.

Obra Misionera en Chile (1895-1901)

Baber salió de Battle Creek, Michigan, el 15 de julio de 1895, dos días después de su ordenación.1 Cuando comenzó su obra misionera en el extranjero, el fue enviado por la comisión misionera como superintendente de la misión de la costa occidental de América del Sur.2 Llegó a Valparaíso, Chile, el 12 de octubre de ese mismo año, y fue el primer pastor adventista que trabajó en países como Chile, Bolivia, Perú y Ecuador.3

A fines de 1896, en Iquique, en la costa de Chile, Baber bautizó a siete de los conversos en el Océano Pacífico, y antes de regresar a la región central de Chile, ordenó a Julián Ocampo como pastor de un pequeño grupo.4 Baber justificó esta rápida ordenación diciendo que el recién convertido ya había sido predicador metodista, lo que demostraba que era un hombre con experiencia pastoral.5 Además, dado que esta pequeña congregación en Huara, a unos 32 km de Iquique, estaba demasiado lejos de su sede para poder esperar visitas regulares, alguien debería tener la autoridad para bautizar a los nuevos creyentes.

Luego, unas semanas más tarde en Santiago, Baber bautizó a 10 personas más en el canal, en ese momento alimentado por la nieve derretida que fluía de los Andes. Al mismo tiempo, Julián Ocampo preparó a ocho miembros más para el bautismo en Iquique. Baber bautizó a los hermanos Victor y Eduardo Thomann el 19 de diciembre de 1896.6 El 25 de febrero de 1897, Granville y Enrique Balada habían realizado una excursión de seis semanas por Chile y bautizaron a otras 25 personas.7 En el mismo año, el pastor Baber bautiza a Carlos E. Krieghoff en el río Traiguén. Krieghoff luego se convertiría en un pilar de la Iglesia Adventista en Chile y en toda la región sur del continente.8 Kreighoff era originario de Zúrich, Suiza. Vivió durante casi cien años profesando su propia fe y confianza en el triunfo del reino de Dios.

A lo largo del año, Baber siguió viajando al sur de Chile con su hermano Balada. Pero, por mucho que trabajaran, el número de conversiones disminuyó y los bautismos al aire libre comenzaron a incitar el escarnio público. En 1899 se inició una pelea durante una de las ceremonias entre los asistentes y los que se burlaban y abucheaban. En palabras del pastor Baber, el trabajo estaba casi “paralizado”.9

En septiembre de 1899, Baber visitó nuevamente Iquique y otros adventistas del norte del país. Dirigió 31 noches consecutivas de reuniones públicas y bautizó a once conversos. Antes de regresar a casa, visitó la ciudad de Huara. Tres años antes, Julián Ocampo había sido puesto al mando de la todavía joven pero prometedora iglesia. Baber enfrentó entonces dificultades ya que solo había dos familias y el mismo Julián Ocampo desapareció.10

Baber fue quien llevó a cabo las ordenaciones pastorales de Julián Ocampo y Enrique Balada, pero considerando la experiencia protestante previa de Ocampo y debido a la singularidad de las enseñanzas adventistas y la metodología ministerial, esta decisión se consideró arriesgada. Aunque, al principio, los resultados parecían justificar sus decisiones, la evangelización no era fácil y el número de miembros avanzaba muy lentamente.11

En noviembre de 1900, Baber realizó nuevas reuniones generales en Chile con una cumbre de ocho días en Perquenco, a la que invitó a todos los adventistas chilenos a asistir. En los años siguientes, estas asambleas generales se convirtieron en un evento anual que se realizaría en el extremo norte de Iquipe y sur de Púa.12 El informe del 17 de mayo de ese mismo año mostró que se habían establecido tres iglesias y ocho lugares de reunión, y 150 personas se habían convertido en observadores del sábado.13

Como si estas arduas tareas en Chile no fueran suficientes,14 Baber también tenía sobre sus hombros la responsabilidad de los establecimientos adventistas en Bolivia, Perú y Ecuador. En 1901 reconoció que había confinado su obra principalmente a Chile, donde su representación podía verse en algunos lugares. Se organizó una iglesia en Iquique con unos 35 miembros y también se organizó una Escuela Sabática. En Valparaíso también se organizó una Escuela Sabática, la cual fue dirigida por E. W. Thomann, pero como había un número reducido de miembros, no pudieron establecer una iglesia.15

Baber fue a Iquique en abril de 1901 para realizar una campaña de evangelización de cuatro meses, que terminó siendo su último evento en Chile. Enrique Balada se le unió en el primer mes. En octubre, en su informe, el pastor Baber informó que hubo 24 bautismos y una iglesia recién organizada con 34 miembros. Sin embargo, como resultado de cinco o seis días de trabajo y por lo menos tres series de evangelismo en esta comunidad norteña, se bautizaron diez nuevos miembros.16

En 1898, Baber comenzó a hacer planes para iniciar un periódico misionero.17 A mediados de 1899, la junta de la Misión aceptó su oferta de publicar la revista de la Misión. Granville inició su trabajo con la ayuda de Eduardo Thomann, un nuevo converso, que administraba el negocio. Publicaron la primera edición en enero de 1900 en una imprenta comercial; pero en septiembre sus ahorros les permitieron comprar una pequeña imprenta para poder imprimir ellos mismos la revista. Así comenzó la labor editorial en el territorio.18 Una vez que no quedó espacio para el equipo, su trabajo tuvo que realizarse en la casa del pastor Baber en Valparaíso. Incluso años después, todavía tenía el equipo, los libros y las revistas guardados en casa. Thomann, en ese momento, no se limitaba a publicar la revista misionera The Signs of Times, que había sido impresa en el taller de G. A. Rhode en Valparaíso. También produjeron un periódico eclesiástico de ocho páginas: The Adventist Magazine (La revista Adventista).19

Últimos Años

El 25 de julio de 1900, la esposa de Baber viajó a visitar a su familia.20 El tiempo de permanencia del pastor Granville en Chile terminó en 1901, pero no fue este el fin de la obra de imprenta en Valparaíso. El pastor A. R. Ogden, junto con H. F. Ketring, continuaron el trabajo.21

Después de siete años de servicio como misionero en Chile, Baber regresó a Estados Unidos, aparentemente por problemas de salud. El 13 de febrero de 1902 llegó a San Francisco, acompañado de T. H. Davis.22 Allí, se unió a la Escuela de Entrenamiento del Sur como maestro de Biblia. Durante los siguientes once años, trabajó para la Asociación como administrador y maestro.23

En enero de 1906, fue nombrado miembro de la South Missionary Society (Sociedad Misionera del Sur) junto con otros seis representantes, incluidos C. P. Bollman, G. I. Butler, J. E. White, W. B. Spire, E. R. Rogers y P. T. Magan.24 En el mismo año, se desempeñó como maestro en Oakwood Training School(Escuela de Entrenamiento de Oakwook) (Huntsville, Alabama). Estando en esta institución, fue designado como su director por un corto período de tiempo y, posteriormente, renunció bajo la justificación de que la obra era inviable por la cantidad de estudiantes.25 En 1916, se convirtió en gerente comercial y maestro en la Escuela de Capacitación del Sur (Granville Academy) en Tennessee, donde trabajó durante 11 años .26 El 18 de abril de 1936 murió en Graysville, Tennessee.27

 *Traducido por: Neal Pacheco.

Fuentes

“A Threefold Cord.” The Gospel Herald III, no. 1 (January 1906).

Baber, G. H. “Chile.” ARH, September 17, 1901.

Baber, G. H. “Chile.” ARH, November 19, 1901.

Baber, G. H. “Chile.” ARH, December 6, 1898.

Baber, G. H. “Chilean Mission.” ARH, June 6, 1899.

Baber, G. H. “Chile.” ARH, September 17, 1901.

“Brief Mention.” The Missionary Magazine, September 1, 1900.

Brown, Walton J. A Historical Study of the Seventh-day Adventist Church in Austral South America. PhD Dissertation, University of Southern California, 1953.

Butler, G. I. “A Change of Management.” ARH, December 6, 1906.

Canedo, Roberto Gullón. Historia y Análisis de los comienzos y desarrollo de la feligresía adventista en Sudamérica [History and Analysis of the beginnings and developments of the Adventist congregation in South America]1894-2011. 1st ed. Entre Ríos: Argentina, 2011.

Davis, T. H. “Chile.” ARH, November 13, 1900.

Greenleaf, Floyd. Tierra de esperanza: El crecimiento de la Iglesia Adventista Sudamericana [A Land of Hope: The Growth of the Seventh-day Adventist church in South America]. Buenos Aires: South American Spanish Publishing House 2011, 87-88.

Haughey, K. R. “Asleep in Jesus - G. H. Baber.” ARH, July 30, 1936.

“Items of Interest.” Pacific Union Recorder, February 13, 1902.

Lloyd, Ernest. “Full of Years and Good Works - Carlos E. Krieghoff.” ARH 137, no. 40 (October 1960).

Meyer, E. H. “A Review of Beginnings in South America.” South American Bulletin IV (April 1928).

Moon, Allen. “The Present Demands.” The Home Missionary IX, no. 10 (November 1897).

Neufeld, Don F.; ed, Seventh-day Adventist Encyclopedia, Review and Herald Publishing Association 10, 1996.

Ogden, A. R. “A Letter from Eld. A. R. Ogden.” The Southern Watchman Union Record, June 30, 1902.

“Our Work and Workers.” The Signs of the Times, June 21, 1899.

Peverini, Hector J., En las huellas de la providencia [In the footsteps of Providence]. Buenos Aires: Buenos Aires Publishing House, 1988.

Ríos, Leopoldo Zambra., No con ejército, no con fuerza, sino con su Espíritu [Not with an army, nor with strength, but with his Spirit]. Santiago, Chile: Servicio Educacional Hogar y Salud [Educational Service Home and Health], 1994.

Thomas, W. I. “My Study on the Field - Our Present Work in Chile.” The Youth's Instructor, May 17, 1900.

“The Opening of Our Work in Western South America.” ARH, May 16, 1907.

Wearner, Robert G. “Journey to Truth - Two Swiss families find new life in the New World.” ARH, September 21, 1989.

Westphal, F. H. “The Organization of the Chile Conference.” ARH 84, no. 27, July 1907.

Westphal, F. H. “The Opening of Our Work in Western South America.” ARH, May 16, 1907.

Westphal, F. H. “In the Austral Union Conference.” ARH, September 18, 1919.

Westphal, F. H. “Our Work in the South America West Cost Mission Field.” ARH, November 11, 1902.

Westphal, J. W. “The Organization of the Chile Conference.” ARH, July 4, 1907.

Notas

  1. Leopoldo Zambra Ríos, No con ejército, no con fuerza, sino con su Espíritu[Not with an army, nor with strength, but with his Spirit] (Santiago, Chile: Servicio Educacional Hogar y Salud [Educational Service Home and Health], 1994); Floyd Greenleaf, Tierra de esperanza: El crecimiento de la Iglesia Adventista Sudamericana [A Land of Hope: The Growth of the Seventh-day Adventist Church in South America] (Buenos Aires: Buenos Aires Publishing House 2011), 87-88.
  2. F. H. Westphal, “The Organization of the Chile Conference,” ARH84, no. 27 (July 1907): 15-16; F. H. Westphal, “The Opening of Our Work in Western South America,” ARH, May 16, 1907, 13; Héctor J. Peverini, En las huellas de la Providencia [In the footsteps of Providence] (Buenos Aires: Buenos Aires Publishing House, 1988), 93; Roberto Gullón Canedo, Historia y Análisis de los comienzos y desarrollo de la feligresía adventista en Sudamérica [History and Analysis of the beginnings and developments of the Adventist congregation in South America1894-2011, 1st ed. (Entre Ríos: Argentina, 2011), 24.
  3. Peverini, 66; Seventh-day Adventist Encyclopedia, 2nd ed., vol. 10 (Washington, D.C.: Review and Herald Publishing Association, 1979), 10-113; O. Oppegard, “The Scandinavian Work in Argentine,” The Missionary Magazine11, no. 11 (November 1899): 496; Allen Moon, “Our Work and Workers in South America,” The Missionary Magazine 10, no. 3, (May 1898): 112; H. B. Lundquist, “How the Work Progressed in Chile,” ARH, November 9, 1972, 18; A. V. Olson, “Conference Sessions in Chile,” Australian Record, May 31, 1954, 16; A. V. Olson, “Conference Sessions in Chile,” ARH, April 15, 1954, 32; H. E. Rogers, “Illuminating Statistical Facts - South America,” The Ministry 11, no. 12 (December 1938): 13.
  4. Peverini, 49.
  5. Allen Moon, “The Present Demands,” The Home MissionaryIX, no. 10 (November 1897): 232.
  6. Robert G. Wearner, “Journey to Truth - Two Swiss families find new life in the New World,” ARH, September 21, 1989, 24.
  7. Peverini, 49; Greenleaf, 88.
  8. Peverini, 87; Ernest Lloyd, “Full of Years and Good Works - Carlos E. Krieghoff,” ARH137, no. 40 (October 1960): 8.
  9. Greenleaf, 88.
  10. Ibid.
  11. Greenleaf, 88-89; G. H. Baber, “Chile,” ARH, December 6, 1898, 7-8; “Our Work and Workers,” The Signs of the Times, June 21, 1899, 10.
  12. Walton J. Brown, “A Historical Study of the Seventh-day Adventist Church in Austral South America” (PhD Dissertation, University of Southern California, 1953), 173-174; Greenleaf, 48.
  13. W. I. Thomas, “My Study on the Field - Our Present Work in Chile,” The Youth's InstructorXLVIII, no. 20 (May 17, 1900): 158.
  14. “Our Work and Workers,” The Signs of the Times, June 21, 1899, 10; G. H. Baber, “Chile,” ARH, September 17, 1901. 608; T. H. Davis, “Chile,” ARH, November 13, 1900, 33-34; J. W. Westphal, “The Organization of the Chile Conference,” 15, accessed January 28, 2020, http://bit.ly/2RCb1tD.
  15. G. H. Baber, “Chile,” ARH78, no. 27 (July 1901): 428; G. H. Baber, “Chile,” ARH, September 17, 1901, 608; G. H. Baber, “Chile,” ARH, November 19, 1901, 756; Greenleaf, 87-88.
  16. Greenleaf, 87-88.
  17. G. H. Baber, “Chile,” ARH, December 6, 1898, 7-8; G. H. Baber, “Chilean Mission,” ARH76, no. 23 (June 06, 1899): 363; “Our Work and Workers,” The Signs of the Times, October 18, 1899, 11.
  18. Seventh-Day Adventist Encyclopedia(1996), 147; J. W. Westphal, “In the Austral Union Conference,” ARH, September 18, 1919, 27-28.
  19. F. H. Westphal, “The Opening of Our Work in Western South America,” 13; F. H. Westphal, “In the Austral Union Conference,” ARH, September 18, 1919, 27-28; E. H. Meyer, “A Review of Beginnings in South America,” South American BulletinIV (April 1928): 3-5; Greenleaf, 69.
  20. “Brief Mention,” The Missionary Magazine, September 1, 1900, 431.
  21. Greenleaf, 69; F. H. Westphal, “Our Work in the South America West Coast Mission Field,” 13.
  22. “Items of Interest,” Pacific Union Recorder, November 13, 1902, 23; A. R. Ogden. “A Letter from Eld. A. R. Ogden,” The Southern Watchman Union Record, June 30, 1902, 10.
  23. J. W. Westphal, “The Organization of the Chile Conference,” ARH, July 04, 1907, 15; K. R. Haughey, “Asleep in Jesus - G. H. Baber,” ARH, July 30, 1936, 22.
  24. “A Threefold Cord,” The Gospel HeraldIII, no. 1 (January 1906): 2.
  25. G. I. Butler, “A Change of Management,” ARH, December 6, 1906, 26.
  26. Seventh-day Adventist Encyclopedia(1996), 147.
  27. K. R. Haughey, “Asleep in Jesus - G. H. Baber,” ARH, July 30, 1936, 22.
×

Ceballos, Pablo E. "Baber, Granville Henderson (1852–1936)." Encyclopedia of Seventh-day Adventists. June 08, 2021. Accessed May 23, 2024. https://encyclopedia.adventist.org/article?id=CGF5.

Ceballos, Pablo E. "Baber, Granville Henderson (1852–1936)." Encyclopedia of Seventh-day Adventists. June 08, 2021. Date of access May 23, 2024, https://encyclopedia.adventist.org/article?id=CGF5.

Ceballos, Pablo E. (2021, June 08). Baber, Granville Henderson (1852–1936). Encyclopedia of Seventh-day Adventists. Retrieved May 23, 2024, https://encyclopedia.adventist.org/article?id=CGF5.