View All Photos

Frederick Bishop upon arrival to Chile.

Photo courtesy of Nidia Vyhmeister.

Bishop, Frederick William (1864–1929)

By Shawna Vyhmeister, and Matías H. López

×

Shawna Vyhmeister holds a Ph.D. in education, and is a professor and research director at Middle East University where she works with her husband. Vyhmeister and her husband, Ronald Vyhmeister, have lived and worked in Africa, Asia, South America, and the United States. Their two adult sons and their wives live in the United States. Her hobbies include music, writing, travel, birding, diving, reading, cooking, learning languages, and playing games. Her greatest joy is working for the Lord, especially if it involves young people.

Matías H. López

First Published: January 29, 2020 | Last Updated: April 27, 2022

Frederick William Bishop fue uno de los primeros colportores y misioneros adventistas en Chile. Enviado desde California a Sudamérica por la Junta de Misiones Extranjeras de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, llevó a muchas personas a la conversión, de donde surgieron los principales pioneros y pilares para el crecimiento de la obra.

Primeros años y conversión

Frederick William Carle nació el 14 de julio de 1864 en Bristol, Inglaterra, hijo de Lydia Carle,1 una madre soltera. A la edad de dos años, él y su madre emigraron a Cleveland, Ohio, en los Estados Unidos. Cuando se casó con Edward Bishop, Fred se convirtió en su hijo adoptivo y tomó su apellido.2 La familia permaneció en Ohio hasta que Fred cumplió 16 años, cuando se mudaron a California.

Mientras trabajaba en el área de la Bahía de San Francisco en California, Fred Bishop conoció a un adventista a quien describió como “un hombre pequeño con una Biblia grande”, en la casa de un amigo. El hombre procedió a dar un estudio bíblico sobre la ley de Dios y el sábado.3 Bishop quedó asombrado por la forma en que el hombre explicaba las Escrituras, y pronto comenzó a asistir a la Iglesia Adventista.4 Fue bautizado a la edad de 28 años.5 Poco tiempo después de su conversión tuvo la oportunidad de escuchar la predicación de Ellen White, y esto lo influenció. Asistió a Healdsburg College (ahora Pacific Union College) en California durante dos años,6 colportando Literatura Adventista durante las vacaciones para pagar sus gastos de estudio.7

Pionero en Chile (1894–1897)

Al final de su segundo año en Healdsburg College, F.L. Mead, presidente de la Junta de Misiones Extranjeras de la Asociación General, visitó la escuela e invitó a Bishop a colportar en Chile, siendo pionero en la obra adventista en ese país. Después de ayunar y orar por la decisión, Bishop decidió irse, usando el dinero que había ahorrado para la escuela para comprar libros para vender y pasaje en un barco.8 Mead reclutó a un compañero estudiante de Healdsburg College, Thomas H. Davis (1866-1911),9 para trabajar con él. En octubre de 1894 Bishop y Davis zarparon rumbo a Chile.10 Salieron con unos cuantos dólares (juntos tenían US $ 2,50), algunas mantas, algunos artículos personales y algunos libros adventistas para vender, impresos en inglés. El viaje no fue muy cómodo, ya que Bishop estuvo mareado todo el camino, y se quedaron al lado de donde se guardaba el ganado. Viajaron por México y se quedaron dos días en Panamá. Allí, al necesitar dinero, Bishop vendió algunos tratados pequeños y su Biblia de bolsillo.11 El 8 de diciembre de 1894, luego de viajar 54 días, arribaron al puerto de Valparaíso, Chile.12

Cuando llegaron, Bishop y Davis solo tenían un peso chileno a su nombre. Fueron recibidos y orientados por Clair A. Nowlen (1865–1961), quien había estado realizando un exitoso trabajo como colportor en Argentina. Nowlen había estado en Chile por poco tiempo y había tenido poco éxito.13 Se acordó que Davis se iría inmediatamente al sur, y Bishop se quedaría a hacer campaña en Valparaíso, donde había bastantes extranjeros haciendo negocios, y hacer pedidos de reabastecimiento.14 Nowlen había decidido regresar a Argentina, por lo que vendió a Bishop varias cajas de libros cuando se fue.

Después de que Davis viajó al sur, Bishop trató brevemente de vender libros a personas de habla hispana, pero con poco éxito. Comenzó a hacer campaña entre las familias de habla inglesa en Valparaíso, vendiendo Lecturas Bíblicas para el Círculo Hogareño.15 Una vez que Bishop encontró “English Hill” (La colina Inglesa)  en Valparaíso, logró vender lo suficiente para pagar su alojamiento y comida y comprar los materiales de Nowlen.16 Afortunadamente, algunos de los libros de Nowlen estaban en español. Otros estaban en francés, alemán e inglés.17 Davis tomó el tren hacia el sur hasta el área agrícola alrededor de Victoria, donde logró vender 100 libros grandes, principalmente a inmigrantes, en 6 meses.18 Al final de ese tiempo, Davis viajó de regreso a Valparaíso para relevar a Bishop, para que pudiera viajar al norte a Iquique.

Los milagros acompañan sus esfuerzos

Cuando llegó Davis, Bishop había vendido todos los libros que pudo en Valparaíso, por lo que viajó en barco desde allí hasta Iquique, vendiendo libros en cada parada del camino.19 Mientras estaba a bordo, compartió el mensaje adventista con un inglés que conoció, llamado William Springer. Springer se convirtió en el primer adventista converso en Chile y aceptó el mensaje en algún momento antes de noviembre de 1895. Springer se convirtió también en colportor.20

Desde Iquique, Bishop siguió en tren hasta el pueblo de Huara. Allí buscó un lugar económico para quedarse, pero, lejos de las ciudades costeras, no pudo encontrar a nadie que hablara inglés. Después de orar, entró en una tienda y conoció al dueño, un hojalatero llamado Julián Ocampo. Bishop compartió con él algunas imágenes del libro Patriarcas y profetas, y lo encontró interesado, pero debido a su incapacidad para hablar español, la conversación era imposible. Luego Ocampo lo llevó a la habitación de al lado, donde un ministro estaba predicando a unas 15 personas.21 El ministro no solo hablaba inglés: había comprado un libro a Bishop en Valparaíso unos días antes. El ministro recomendó Patriarcas y Profetas (el único libro que tenía Bishop en español) a los oyentes, y Bishop vendió siete ejemplares.22 El hojalatero lo invitó a pasar la noche. A la mañana siguiente, que era sábado, el ministro bilingüe se fue del pueblo. El hojalatero hizo señas para preguntarle a Bishop qué pensaba hacer a continuación. Bishop abrió su Biblia y señaló el cuarto mandamiento y otros textos. El hojalatero tomó su Biblia y buscó los textos. Cuando empezó a entender, tomó un papel y escribió una larga lista de versículos que el obispo le dio sobre el sábado. Pasaron el día en el estudio de la Biblia. Al darse cuenta de que había poco más que podía hacer ya que no hablaba el idioma, Bishop regresó a Santiago. Pero los versos se quedaron. Ocampo los compartió en su iglesia el domingo y pronto había ocho creyentes listos para el bautismo.23 Ocampo luego se convirtió en el primer pastor adventista chileno.24

Las ventas de libros iban seguidas de visitas y estudios bíblicos, por lo que era importante volver sobre el mismo territorio repetidas veces. Por lo tanto, cuando Bishop regresó, Davis se dirigió nuevamente al sur hacia Victoria, para recorrer el terreno allí por segunda vez. En este viaje conoció a Enrique Balada, un colportor-predicador bautista de España que había llegado recientemente a Chile desde Argentina. Davis le vendió a Balada  Bible Readings (Lecturas Bíclicas) en francés.25 Ellos se reencontrarían en Santiago.

Al regresar de su segunda gira por el sur, Davis y Bishop decidieron que harían campaña juntos en Santiago. Al necesitar un lugar para quedarse, encontraron a Balada y alquilaron una habitación en la casa de Balada. Pronto la esposa de Balada, y luego él mismo aceptaron el sábado y el resto del mensaje adventista.26 Los Balada fueron bautizados por el pastor Granville Baber, quien acababa de llegar a Chile en 1895 para estar a cargo de la obra adventista allí. El pastor Baber ayudó al Sr. Balada, quien perdió su trabajo como ministro bautista cuando se hizo adventista,27 eventualmente contratándolo como pastor adventista.28

Debido a que Bishop y Davis sabían poco del idioma español cuando llegaron a Chile, sus primeros esfuerzos se centraron principalmente en los inmigrantes que hablaban inglés. Juntos en Santiago, sin embargo, trabajaron para mejorar sus habilidades lingüísticas, usando la Biblia como su libro de texto.29 Mientras estudiaban, leían la Biblia, uno en español y el otro en inglés.

Un día, mientras caminaban por la Alameda, una de las calles principales de Santiago, leyendo el Salmo 103, notaron que un joven los miraba fijamente. El hombre era Victor Thomann, un tallador de madera suizo. Con dificultad debido a su español limitado, Víctor logró comunicarles su deseo de estudiar la Biblia con ellos. Estos estudios se llevaron a cabo con Fred y Tom señalando textos en la Biblia, y cada uno leyéndolos en su propio idioma. Thomann explicó que algún tiempo antes, soñó que vio a dos jóvenes caminando por la Alameda, leyendo el Salmo 103, la escritura exacta que los repartidores estaban estudiando cuando los conoció. Convencido de que Dios lo había llevado a estos jóvenes, aceptó fácilmente su mensaje. Cuando Víctor visitó a su hermano Eduardo, líder de la Iglesia Presbiteriana, descubrió que Eduardo también había decidido guardar el sábado como resultado de un tratado que había recibido. El élder Baber bautizó a ambos hermanos.

De esta manera, el adventismo comenzó a establecerse.30 Dos años y medio después de la llegada de Bishop y Davis, había 78 adventistas viviendo en Chile.31

Matrimonio, Familia y Ministerio

Bishop se movía por todo el país, vendiendo libros y estudiando la Biblia con los interesados. En algún momento alrededor de 1897, se encontró haciendo campaña en Los Ángeles, Chile, en la casa de la familia Schulz. Fred visitaba a menudo la casa de los Schulz, vendiendo libros y dando estudios bíblicos, y allí conoció a Petronila Neumann. Petronila era técnicamente huérfana, ya que su padre había muerto cuando tenía cuarenta y tantos años. Cuando ella y su madre necesitaron ayuda, la hermana de su padre, a quien ella llamaba cariñosamente “Mutter Schulz”, los acogió. Fred siguió visitando el hogar de los Schulz para estudiar la Biblia, pero pronto quedó claro que sus visitas también eran de carácter personal. No está claro en qué momento fue bautizada Petronila,32 pero el 19 de mayo de 1897, Frederick Bishop y Petronila Neumann (1872–1949) se casaron.33

Los padres de Petronila eran alemanes y ella hablaba inglés y español. La tradición familiar dice que Fred le enseñó inglés. Esto fue especialmente útil porque Fred nunca aprendió a hablar español muy bien y los niños crecieron hablando inglés en casa. Si bien el español de Fred puede no haber sido hermoso, sin embargo, aparentemente era funcional. En 1902 se informa que viajó junto con el élder Herman Ketring, visitó varias iglesias y tradujo los sermones de Ketring al español.34

Del matrimonio de Frederick y Petronila Bishop nacieron ocho hijos, tres niños y cinco niñas: Benjamín (1898-1970), quien se casó con Luisa Schimpf; Eduardo (1900–1976), quien se casó con Lydia Fischer; Lidia (1902-1945), que se casó con Samuel Fayard; Alice (1904-1964), que se casó con German Nohke; Guillermina (1906–1988), que se casó con Walter Vyhmeister; Tomás (1909–1987), quien se casó con Estela Gerber; Mary (1911–1983), quien se casó con Francisco Rodríguez; y Flora Ruth (1914–1996), quien se casó con Carlos Araya.35

Fred Bishop pasó el resto de su vida en Chile, apoyando a la Iglesia tanto como pudo hasta su muerte. Sin embargo, después de su matrimonio, se instaló en el área de Los Ángeles y trabajó principalmente como agricultor hasta su jubilación en 1921.36 En 1910, Bishop explicó que se dedicaba a la agricultura “además de vender libros”. Escribe que plantó avena, trigo, patatas y maíz en su granja alquilada, que también tenía perales, ciruelos y manzanos.37 Cada vez que sentía que podía escapar, viajaba y hacía algunas campañas. Su hija Guillermina dijo que su salud se resintió por el frío y la humedad de los viajes de campaña.38 Parece que les explicó esto a los líderes de la iglesia, diciendo que realmente no podía vivir del colportaje, ya que no hablaba el idioma, ya que recibió garantías del pastor Wilcox, el editor de Signs of the Times, de que todavía podría ser un misionero eficaz para los que le rodeaban por su forma de vivir.39

Sin embargo, Bishop nunca dejó de trabajar para la iglesia. Es posible que la Iglesia de Los Ángeles tuviera sus primeras reuniones en la casa de Fred Bishop. En 1901 escribió que la habitación de su casa ya estaba lista, con seis bancos, y que comenzarían la iglesia el sábado siguiente.40 Para 1905, la membresía informada era de cuatro adultos y dos niños.41 Bishop y su familia trabajaron en el área alrededor de Los Ángeles y gracias a estos esfuerzos, la iglesia comenzó a crecer.42 Una de las familias que se convirtió en parte de la iglesia en Los Ángeles fue la familia Vyhmeister, cuyo hijo eventualmente se casaría con su hija.43

Bishop continuó colportando tanto como el tiempo le permitía.,44 también acompañando y guiando a otros misioneros,45 y viajando por los lugares más australes del mundo.46 En 1905 fue citado pidiendo profesores de inglés para que vengan a Chile como misioneros.47 De hecho, en la mayoría de sus artículos, solicita que más misioneros se unan al esfuerzo. En 1906, la Revista Adventista informó que había vendido más de $ 1600 en libros (estimado en más de $ 50,000 hoy) en un mes en Valparaíso y Los Andes.48

En 1909 Bishop trabajaba en Punta Arenas, sobre el Estrecho de Magallanes.49 Bishop relató que una vez, mientras estaba en Punta Arenas, encontró un edredón de plumas que había sido volado de un tendedero. Fue a la casa cercana a devolverlo, y mientras estaba allí, trató de venderles una copia del libro que estaba solicitando. El hombre de la casa dijo que ya había comprado ese libro en Brasil y que era adventista. Durante el resto de su estadía en Punta Arenas, pasó los sábados con esta familia, estudiando la Palabra de Dios.50 Bishop también colportó entre los inmigrantes de habla inglesa de Tierra del Fuego.51 En 1910 volvió a trabajar en las costas del norte de Chile, entre Iquique y Valparaíso.52 Informa que le fue muy bien en Antofagasta, donde se quedó sin libros mucho antes de lo que esperaba.53 En 1911, el liderazgo de la iglesia informó que estaba tratando de dar a luz el mensaje como una oportunidad de brillar54 en la región de Los Ángeles.

En 1913, la anciana madre de Bishop, Lydia, navegó desde Nueva York a Chile con un grupo de otros misioneros. Vivió con Bishop, a quien la Review and Herald llamó "uno de nuestros pioneros en libros en América del Sur,"55 hasta su muerte en 1917. 56 Durante ese tiempo, ella se hizo adventista y se bautizó.57

En 1919, Bishop publicó un artículo en Review and Herald, afirmando que ahora había alrededor de mil adventistas en Chile y que tres de sus hijos habían sido bautizados.58 Para 1928, dijo que se había “retirado del frente de batalla”, pero estaba agradecido de que varios de sus hijos estuvieran trabajando para la iglesia y que los demás estuvieran siguiendo la verdad.59

Últimos años y legado

Bishop vivió algunos años en la granja de Vyhmeister en las afueras de Los Ángeles, pero al menos cuando se jubiló en 1921, vivían en la ciudad.60 Tenía problemas cardíacos, que se acentuaron especialmente durante los dos últimos años de su vida.61 El 31 de enero de 1929, a la edad de 64 años, Frederick Bishop murió repentinamente por complicaciones cardíacas en Los Ángeles, Chile.62 Está enterrado allí en el cementerio de la ciudad.63

Junto con Thomas Davis,64 Frederick Bishop será recordado como uno de los primeros misioneros adventistas en servir en Chile. Bishop fue un repartidor y evangelista dedicado y decidido que sentó las bases del adventismo en Chile.65

*Traducido por: Neal Pacheco.

Fuentes

Arbol genealógico [Family Tree]. Accessed on May 30, 2018. https://gw.geneanet.org/aneumann?lang=es&n=bishop&oc=0&p=frederick+william&type=tree.

Baber, Granville H. “Chile.” ARH, May 5, 1896.

Bishop, Frederick W. “Chile, Antofagasta.” Revista Adventista, March 1910.

Bishop, Frederick W. “Chile.” The Home Missionary, November 1895.

Bishop, Frederick W. “Correspondencia,” Revista Adventista, September 1901.

Bishop, Frederick W. “Early Experiences in Giving the Third Angel´s Message in Chile.” ARH, November 20, 1919.

Bishop, Frederick W. “Farming in Chile.” ARH, September 1, 1910.

Bishop, Frederick W. “Porvenir, Tierra del Fuego.” Revista Adventista, April 1909.

Bishop, Frederick W. “Principios de la Obra en Chile” [Beginnings of the Work in Chile]. Revista Adventista, February 20, 1928.

Bishop, Frederick W. “Punta Arenas” Revista Adventista, February 1909.

Bishop, Frederick W. “Punta Arenas, Magallanes.” Revista Adventista, March 1909.

Chaij, Nicolás. El Colportor de Éxito [The Successful Colporteur]. Buenos Aires, Argentina: Casa Editora.

Davis, Thomas H. “Five Years in Chile.” The Missionary Magazine, May 1900.

Gullón, Roberto. Nuestra Herencia: Historia de la Iglesia Adventista [Our Heritage: History of the Adventist Church]. Buenos Aires: South America Spanish Publishing House, 1985.

Howell, J.M. Necrología [Obituary]. “Federico W. Bishop: El Colportor Pionero de Chile, S. A.” [Frederick W. Bishop: Pioneer Colporteur to Chile, South America. Revista Adventista, April 1929.

Kern, M.E. “Opportunity for Teachers in Chile.” The Educational Messenger, November 15, 1905.

Mc Eachern, J.H. “Pioneering in Chile, South America.” ARH, September 18, 1919.

“Notas Editoriales” [Editor’s Notes]. Revista Adventista, August 1906.

Peverini, Héctor J. En las Huellas de la Providencia [In the Footsteps of Providence]. Buenos Aires: South America Spanish Publishing House, 1988.

Plenc, Daniel Oscar. 25 Historias de misioneros [25 Stories of Missionaries]. Buenos Aires: South America Spanish Publishing House, 2013.

Plenc, Daniel Oscar. Misioneros en Sudamérica: Pioneros del Adventismo en Latinoamérica [Missionaries in South America: Pioneers of Adventism in Latin America], 2nd ed. Buenos Aires: South America Spanish Publishing House, 2008.

Plenc, Daniel Oscar. “Thomas H. Davis (c. 1866-1911).” Encyclopedia of Seventh-day Adventists. Accessed April 11, 2022. https://encyclopedia.adventist.org/article?id=4GHL&highlight=Davis.

Thomann, Eduardo. “Viages [sic] Misioneros” [Mission Trips]. Revista Adventista, November 1902.

[Untitled notice.] ARH, August 21, 1913.

Westphal, Francisco H. “Chile: La Obra del Colportaje” [Chile: The Work of the Colporteur]. Revista Adventista, March 1909.

Westphal, Francisco H. “Comienzos de Nuestra Obra en Chile” [The beginnings of our work in Chile]. Revista Adventista, June 1986, 2-3. Article translated from the book Pioneering in the Neglected Continent, originally published in English in 1927.

Westphal, Francisco H. Hasta el fin del mundo: Liderando la misión en Sudamérica [Until the End of the World: Leading the Mission in South America]. Trans. Margarita Biaggi. Libertador San Martín, Entre Ríos: River Plate Adventist University Press, 2017.

Westphal, Francisco H. “La Obra en Chile” [The Work in Chile]. Revista Adventista, December 1911.

Westphal, Francisco H. “Necrología” [Obituary]. Revista Adventista, October 1917.

Westphal, J.W. “Death of a Pioneer Missionary to Chile.” South American Bulletin, May 1929.

Westphal, Maria T. “Informe de las Escuelas Sabáticas de la Costa Occidental, 4° Trimestre de 1905” [Sabbath School Report for the West Coast, 4th Quarter, 1905]. Revista Adventista, August 1906.

Wearner, Robert C. “Sowing the Seed in Chile.” ARH, August 31, 1986.

Zambra Ríos, Leopoldo. No con ejército, no con fuerza, sino con su Espíritu [Not by Might, Nor by Power, but by His Spirit]. Santiago, Chile: Adventist Book Center, 1994.

Notas

  1. Frederick W. Bishop, “Principios de la obra en Chile” [Beginnings of the Work in Chile], Revista Adventista, February 20, 1928), 9. According to his obituary, his date of birth was July 14, 1868 (See J. M. Howell, Necrología [Obituary], “Federico W. Bishop: El Colportor Pionero de Chile, S. A.” [Frederick W. Bishop: Pioneer Colporteur to Chile, South America,Revista Adventista, 29 April 1929, 14), but that year is wrong. The headstone on his grave in Los Angeles says 1864. To consult about his family data, see “Árbol genealógico” [Family Tree], https://gw.geneanet.org/aneumann?lang=es&n=bishop&oc=0&p=frederick+william&type=tree, accessed May 30, 2018.
  2. Nidia Vyhmeister, granddaughter of Fred Bishop, personal communication with Shawna Vyhmeister, March 23, 2022. Based on family historical records.
  3. Frederick W. Bishop, “Principios de la Obra en Chile” [Beginnings of the Work in Chile], Revista Adventista, February 20, 1928, 9; Leopoldo Zambra Ríos, No con ejército, no con fuerza, sino con su Espíritu [Not With an Army, Not With Force, but With His Spirit] (Santiago, Chile: Adventist Book Center, 1994), 33, 34.
  4. Robert G. Wearner, “Sowing the Seed in Chile,” ARH, July 31, 1986, 10.
  5. Frederick W. Bishop, “Principios de la obra en Chile” [Beginnings of the Work in Chile],Revista Adventista, February 20, 1928, 9.
  6. Although Healdsburg College included probably two years of higher education courses at that time, Bishop was attending high school classes. Personal communication, Nidia Vyhmeister (granddaughter of Fred Bishop), March 28, 2022; Daniel Oscar Plenc,Misioneros en Sudamérica: Pioneros del Adventismo en Latinoamérica [Missionaries in South America: Pioneers of Adventism in Latin America], 2nd ed. (Buenos Aires: South America Spanish Publishing House, 2008), 65.
  7. Zambra Ríos, 34; Wearner, 10.
  8. Wearner, 10.
  9. Davis worked in Chile until 1901, then returned in 1908 as publishing director, but died in 1911. For the history of Davis’ life, see the ESDA article on Thomas H. Davis, by Daniel Plenc.
  10. Zambra Ríos, 34.
  11. Frederick W. Bishop, “Early Experiences in Giving the Third Angel’s Message in Chile,”ARH, November 20, 1919, 16, 17.
  12. J. H. Mc Eachern, “Pioneering in Chile, South America,” ARH, September 18, 1919, 28. Plenc,Misioneros en Sudamérica [Missionaries in South America], 64; Thomas Davis gives the date of their arrival as December 10. See Thomas H. Davis, “Experiences in Chile,” ARH, February 1, 1898, 79; “Five Years in Chile,” The Missionary Magazine, May 1900, 216.
  13. Francisco H. Westphal, Hasta el fin del mundo: Liderando la misión en Sudamérica [Until the End of the World: Leading the Mission in South America], trans. Margarita Biaggi (Libertador San Martín, Entre Ríos: River Plate Adventist University Press, 2017), 75.
  14. Davis, “Five Years in Chile,” 216;Seventh-day Adventist Encyclopedia (1996), s.v. “Chile.”
  15. Daniel Oscar Plenc,25 Historias de misioneros [25 Stories of Missionaries] (Buenos Aires: South America Spanish Publishing House, 2013), 20.
  16. Wearner, “Sowing the Seed in Chile,” 11.
  17. Thomas H. Davis, “Five Years in Chile,” Missionary Magazine, May 1900, 217.
  18. Wearner, “Sowing the Seed in Chile,” 11.
  19. Frederick W. Bishop, “Early Experiences in Giving the Third Angel’s Message in Chile,” ARH, November 20, 1919, 17.
  20. Frederick W. Bishop, “Chile,” The Home Missionary, November 1895, 240; Granville H. Baber, “Chile,” ARH, May 5, 1896, 284.
  21. Bishop gives the name of the one who translated for him as Pastor Vidaure. Frederick W. Bishop, “Principios de la Obra en Chile [Beginnings of the Work in Chile],” Revista Adventista, February 20, 1928, 9; F.W. Bishop, “Early Experiences in Giving the Third Angels’ Message in Chile,” 17; Nicolás Chaij, El Colportor de Éxito [The Successful Colporteur] (Buenos Aires, Argentina: Casa Editora), 43.
  22. Wearner, “Sowing the Seed in Chile,” 11.
  23. It was noted that Davis sold more books, but Bishop experienced earlier success in converts to the church. See J.H. Mc Eachern, “Pioneering in Chile, South America,”ARH, September 18, 1919, 28.
  24. Bishop, “Early Experiences in Giving the Third Angels’ Message in Chile,” 17.
  25. Davis, “Five Years in Chile,” 217.
  26. At that time, the Baladas had a large home and took in boarders. Westphal says that Mrs. Balada was the first Adventist convert in Chile, but Baber (more correctly) lists Springer as the first. See Bishop, “Early Experiences in Giving the Third Angels’ Message in Chile,” 17; Granville H. Baber, “Chile,” ARH, May 5, 1896, 284; Granville H. Baber, “Chile,”ARH, February 1897, 124; Héctor J. Peverini, En las Huellas de la Providencia [In the Footsteps of Providence] (Buenos Aires: South America Spanish Publishing House, 1988), 49, 50; Francisco H. Westphal, “Comienzos de Nuestra Obra en Chile,” [The beginnings of our work in Chile], Revista Adventista, June 1986, 2-3. This article is a translated section from the book Pioneering in the Neglected Continent, originally published in English in 1927.
  27. Balada worked as an assistant to Baber, traveling with him and acting as elder of the Santiago group, which in 1897 had around 40 attending. Granville H. Baber, “Chile,” ARH, February 1897, 124. Later, in 1909, Balada would become an ordained minister of the Adventist Church. Daniel Oscar Plenc, “Thomas H. Davis (c. 1866-1911),”Encyclopedia of Seventh-day Adventistshttps://encyclopedia.adventist.org/article?id=4GHL&highlight=Davis,. 
  28. Bishop, “Early Experiences in Giving the Third Angels’ Message in Chile,” 17.
  29. Roberto Gullón, Nuestra herencia: Historia de la Iglesia Adventista[Our Heritage: History of the Adventist Church] (Buenos Aires: South America Spanish Publishing House, 1985), 148.
  30. Wearner, 12.
  31. Chaij, El Colportor de Éxito [The Successful Colporteur], 44.
  32. Bishop’s obituary says Petronila studied with Pastor Balada and was baptized ‘a few years before’ her marriage, but this does not match exactly with other accounts. M. Howell, “Necrología” [Obituary],Revista Adventista, April 8, 1929, 14, 15.
  33. Petronila was born March 18, 1872, in Los Angeles, Chile, and died in the same town on July 28, 1949, at the age of 77. Her parents were Julius Neumann (1834–1883) and Marie Dorothee Praast (b. 1828).
  34. H. F. Ketring, “Chile,” ARH, May 6, 1902, 18-19.
  35. J. M. Howell, “Necrología” [Obituary], Revista Adventista, April 8, 1929, 14, 15.
  36. Letter to Fred Bishop from the California Tract Society, January 30, 1899. The letter discusses his account with them and congratulates him on his marriage and son, and expresses hope that the wheat crop will do well so that he can wipe out his debt with them in the coming year.
  37. Frederick W. Bishop, “Farming in Chile,” ARH, September 1, 1910, 17.
  38. Guillermina Bishop de Vyhmeister, unpublished, undated manuscript (in Spanish) on memories of her father, Fred.
  39. Letter to F.W. Bishop from M.C. Wilcox, editor, Signs of the Times, August 22, 1899, Oakland, California.
  40. Frederick W. Bishop, “Correspondencia” [Correspondence], Revista Adventista, September 1901, 7.
  41. Maria T. Westphal, “Informe de las Escuelas Sabáticas de la Costa Occidental, 4° Trimestre de 1905” [Sabbath School Report for the West Coast, 4th Quarter, 1905],Revista Adventista, August 1906, 10.
  42. Nidia Vyhmeister, granddaughter of Fred Bishop, personal communication with Shawna Vyhmeister, March 27, 2022. See also Frank H. Westphal, “La Obra en Chile” [The Work in Chile], Revista Adventista, December 1911, 11.
  43. Personal communication, Nidia Vyhmeister, granddaughter of Frederick Bishop, March 27, 2022.
  44. Thomann reported in 1902 that “brothers Krieghoff and Bishop were dedicating a part of their time as they were able, to selling books for the Mission” [“los hermanos Krieghoíf y Bishop están dedicando una parte del tiempo que les es posible, en vender libros de la Misión”]. Eduardo Thomann, “Viages [sic] Misioneros” [Mission Trips], Revista Adventista, November 1902, 8.
  45. Frederick W. Bishop, “Principios de la Obra en Chile [Beginnings of the Work in Chile],” Revista Adventista, February 20, 1928, 10.
  46. Plenc, Misioneros en Sudamérica[Missionaries in South America], 64.
  47. Letter from Frank Westphal, citing Bishop as saying “if he understood the [English] grammar well, he could command good wages, as there are many who want to learn that language.” See M.E. Kern, “Opportunity for Teachers in Chile,”The Educational Messenger, November 15, 1905, 7.
  48. The amount is given as 460 Chilean pesos. Using available conversions to dollars in 1906 and from 1906 dollars to today’s dollars, this amount would be like selling $50,000 today. See “Notas Editoriales” [Editor’s Notes],Revista Adventista, August 1906, 12.
  49. F. W. Bishop, “Punta Arenas,” Revista Adventista, February 1909, 10; F.W. Bishop, “Punta Arenas, Magallanes,”Revista Adventists, March 1909, 13.
  50. Frederick W. Bishop, “Principios de la Obra en Chile [Beginnings of the Work in Chile],”Revista Adventista, February 20, 1928,10.
  51. Zambra Ríos, Con su Espíritu [With His Spirit], 131. F.W. Bishop, “Porvenir, Tierra del Fuego,”Revista Adventista, April 1909, 13.
  52. Zambra Ríos, 131.
  53. F. W. Bishop, “Chile, Antofagasta,” Revista Adventista, March 1910, 11.
  54. The text in Spanish says that Bishop was “trabajando para dar á la luz del mensaje una oportunidad de resplandecer” in the región of “Los Ángeles, Chillán y Linares” (see Frank H. Westphal, “La Obra en Chile” [The Work in Chile],Revista Adventista, December 1911, 11).
  55. An untitled note on the back page of the Review and Heraldshows that she traveled with Elder F.H. Westphal, president of the Chile Conference, who was returning to his field. [Untitled notice], ARH, August 21, 1913, 24.
  56. F. H. Westphal, “Necrología” [Obituary], Revista Adventista, October 1917, 15.
  57. Nidia Vyhmeister, granddaughter of Fred Bishop, personal communication with Shawna Vyhmeister, March 23, 2022.
  58. Bishop, “Early Experiences in Giving the Third Angels’ Message in Chile,” 17.
  59. Frederick W. Bishop, “Principios de la Obra en Chile [Beginnings of the Work in Chile],” Revista Adventista, February 20, 1928, 10.
  60. Nidia Vyhmeister, personal communication with Shawna Vyhmeister, March 27, 2022.
  61. J. W. Westphal, “Death of a Pioneer Missionary to Chile,” South American Bulletin, May 1929, 8; Zambra Ríos, 35.
  62. Plenc,25 historias de misioneros [25 Stories of Missionaries], 23.
  63. Howell, 15.
  64. See Plenc, “Thomas H. Davis,” ESDA.
  65. J. W. Westphal, 8.
×

Vyhmeister, Shawna, Matías H. López. "Bishop, Frederick William (1864–1929)." Encyclopedia of Seventh-day Adventists. April 27, 2022. Accessed May 24, 2024. https://encyclopedia.adventist.org/article?id=DGFU.

Vyhmeister, Shawna, Matías H. López. "Bishop, Frederick William (1864–1929)." Encyclopedia of Seventh-day Adventists. April 27, 2022. Date of access May 24, 2024, https://encyclopedia.adventist.org/article?id=DGFU.

Vyhmeister, Shawna, Matías H. López (2022, April 27). Bishop, Frederick William (1864–1929). Encyclopedia of Seventh-day Adventists. Retrieved May 24, 2024, https://encyclopedia.adventist.org/article?id=DGFU.