View All Photos

Ferdinand and Ana Stahl.

Photo courtesy of the General Conference of Seventh-day Adventists Archives.

Stahl, Ferdinand Anthony (1874-1950)

By Gluder Quispe

×

Gluder Quispe, Ph.D. (Andrews University, Berrien Springs, Michigan, U.S.A.) is president of the Peruvian Union University after being dean of School of Theology and School of Graduate Studies, director of Research and director of Ellen G. White Research Center in Peru. He teaches Adventist Studies and New Testament courses. He has written many articles and eleven books, such as The Apocalypse in Seventh-day Adventist Interpretation; Adventist Legacy: Historical Theological Panorama of Adventism; The Remnant and the Dissenters.

First Published: July 25, 2021

Ferdinand Stahl y su esposa, Ana, sirvieron durante muchos años como misioneros incansables entre los pueblos indígenas de Bolivia y Perú. Si hay una pareja misionera por la que el Perú es conocido en el adventismo a nivel mundial, es la pareja Ferdinand y Ana Stahl. 

Primeros años

Ferdinand Anthony Stahl, ciudadano americano, nació el 3 de enero de 1874 en Pentwater, Michigan, Estados Unidos. Tuvo una infancia difícil, ya que no conoció el amor de los padres. Su padre murió cuando él tenía ocho meses y su padrastro lo maltrató, obligándolo a huir de su hogar cuando tenía diez años. No volvió hasta que su oración de niño fue respondida: “Señor, hazme fuerte para que pueda golpear a mi padrastro”. Ese día llegó a su casa, se sentó a comer, se arremangó para mostrar sus bíceps y vio que su padre se encogió, por lo que decidió abandonar el plan que lo había estado inquietando durante años.1  Por su parte, Ana Christina Carlson nació el 27 de noviembre de 1870 en una familia luterana en Suecia.2

Educación y Matrimonio

Ferdinand (Fernando) y Ana se conocieron en un restaurante en Milwaukee, Wisconsin. Ana era la camarera y Fernando un cliente que recibía servicios de comida tres veces al día. En ese momento, Ferdinand era gerente de una tienda y estudiaba por las noches.3 Cuando Fernando tenía diecinueve años y Ana veintidós se casaron en una sencilla ceremonia civil, sin regalos ni familiares presentes. Más tarde nació su primera hija, Frena.

Después de estar casados durante nueve años, los Stahl conocieron a Nelson Hubbert, un colportor adventista. Ese contacto convenció a Fernando, que tenía 28 años, de que debía dejar de fumar. Luego, Nelson presentó a la Sra. JN Anderson para que les diera estudios bíblicos, y más tarde continuó con los estudios bíblicos con James Campbell, que fue padre de uno de los vicepresidentes de la Asociación General de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

Al principio, Fernando se mostró reacio a aceptar estudiar la Biblia debido a la hipocresía de su padrastro, quien solía leer las Escrituras todos los días, y por lo mucho que lo maltrataba4. Finalmente, accedió a estudiar y luego comenzó a guardar el sábado; más tarde, tal decisión le hizo perder su trabajo.

Motivados por sus nuevos amigos adventistas, los Stahl comenzaron su curso de enfermería en Madison, Wisconsin, y luego continuaron sus estudios en el Sanatorio de Battle Creek, Michigan. Además, influenciados por el fervor misionero mundial en el adventismo a fines de la década de 1890 y principios de la de 1900, y por los cursos de enfermería con una visión misionera, los Stahl dejaron la primera institución adventista del mundo enfocada en cumplir la misión de predicar el evangelio.

La primera misión: Ohio

Después de graduarse en enfermería, Fernando soñaba con ponerse su delantal blanco y estar en una sala de operaciones para ver a los médicos realizar una cirugía. Algunos años después le hicieron una propuesta para hacerse cargo de un puesto de salud en Cleveland, Ohio, que pertenecía al Sanatorio de Battle Creek. Aunque Ana no había terminado el curso de enfermería, el puesto de salud le ofreció darle los créditos de las dos clases a las que no pudo asistir por el trabajo en las salas de Cleveland.5

Cuando llegaron a Cleveland, se encontraron con ambientes descuidados y, además, el alquiler no se había pagado por falta de pacientes. El Sanatorio de Battle Creek preguntó si la pareja quería arreglar la situación y administrarla. Con el arduo trabajo de los Stahl, pronto se cambió el lugar y se convirtieron en dueños de ese centro de salud.6 Tuvieron tanto éxito en la gestión del lugar que pronto compraron otra casa, que estaba a 63 kilómetros de donde vivían. Con el paso del tiempo, esa casa se convirtió en un sanatorio.7 Entonces les nació un niño, a quien llamaron Wallace.

La Segunda Misión: Bolivia

Fernando sintió que su misión debía extenderse al extranjero. Entonces, le escribió una carta a Ellen G. White diciendo que quería ir al lugar más difícil del mundo. Su primera opción podría ser Madagascar, y la segunda, los indios incas de América del Sur.8

Los Stahl comenzaron a estudiar español y francés. Mientras tanto, la respuesta de Ellen fue que debían asistir al Congreso de la Asociación General en Washington, DC (13 de mayo al 6 de junio de 1909), para ofrecer sus servicios a los hermanos allí. Sometieron sus planes a la voluntad del Señor,9 y así asistieron al Congreso con sus siete baúles y un tonel. Después de hablar con algunos líderes adventistas, los Stahl decidieron aceptar la propuesta del presidente de la obra adventista en América del Sur, Joseph W. Westphal. Propusieron pagar su propio viaje porque la iglesia sudamericana no tenía recursos.10

El 26 de junio de 1909, los Stahl, acompañados por el pastor Eduardo Thomann, partieron de Nueva York rumbo al puerto de Mollendo, en Perú. Luego pasaron por Arequipa, Puno y finalmente a La Paz, Bolivia, en un viaje que duró 20 días.11 En las primeras visitas de Fernando al pueblo boliviano, en Cochabamba y Quillacollo, estuvo acompañado por Thomann.

Luego, continuó su camino solo, con ganas de difundir el mensaje adventista. Viajando a caballo y con dos mulas de carga, visitó la región tropical de Bolivia. Su primera empresa misionera fue vender Biblias, libros y revistas, además de la obra médica. La familia Stahl trabajó con ricos y pobres. Toda su familia estaba involucrada en la obra misional. Ana ayudó a mujeres, niños indígenas y atendió a enfermos de familias adineradas en Bolivia y en el extranjero. Su hija Frena, de temperamento alegre y animoso, visitaba los hogares con especial interés por los niños. Después de aprender la lengua indígena, Wallace también participó en esta empresa como intérprete. Trabajaron en Bolivia durante casi dos años, hasta 1911, visitando zonas mineras, tropicales y altiplánicas.12

La Tercera Misión: el altiplano de Puno

El tercer punto de misión de Stahl fue en el altiplano de Puno, de 1911 a 1918. En septiembre de 1910, junto con el presidente de Misión Peruana, Alvin Nathan Allen, Fernando visitó durante una semana a Manuel Z. Camacho, quien había reunido a muchos de sus vecinos. En esa ocasión el pastor Allen bautizó a quince personas, entre ellas a Camacho.

Cuando Stahl y Allen abandonaron el pueblo, más de cien personas los acompañaron durante casi una legua portando banderas. Muchas lágrimas se derramaron cuando se separaron de ellos, por lo que la gente les pidió que regresaran pronto.13 Esto tocó el corazón de Fernando, y luego pidió a la Junta Directiva de la Misión Unión Sudamericana que lo eximiera de su cargo presidencial en Bolivia para poder vivir entre los indígenas al otro lado del lago Titicaca, en Platería, Perú.14

El sábado 27 de mayo de 1911 fue un día inolvidable, dijo el presidente de la Unión Sudamericana, Joseph W. Westphal.15 Siete días antes había llegado toda la familia Stahl, acompañada por Westphal y Allen, a vivir entre los habitantes de Platería. Ese sábado por la mañana se bautizaron 29 creyentes. En la tarde se organizó la segunda iglesia ASD en Perú, con 46 miembros: 29 recién bautizados y 15 que ya habían sido bautizados, con Fernando y Ana. Fue elegido como anciano de esa iglesia y el hermano Camacho como diácono.16

En los días siguientes la casa de Camacho en Utawilaya, Platería, fue el punto de partida de la misión. La obra misionera de los Stahl comenzó en el área de educación en salud. Al observar el precario modo de vida de sus nuevos vecinos (borrachos, consumidores de hoja de coca, faltos de higiene, etc.), concluyeron que estos malos hábitos habían degradado enormemente a los indígenas, afectando su organismo.17 Una de las primeras cosas que enseñaron fue el cuidado personal, organizando clases de higiene para grupos de quince o treinta personas.18

En todos los lugares que visitaban, curaban a los enfermos, extraían muelas, realizaban cirugías menores y, sobre todo, enseñaban a prevenir enfermedades. Por otra parte, la labor educativa que realizaron desde el primer colegio adventista oficial, en 1911, se extendió por toda la sierra peruana. El trabajo misionero de los Stahl en la sierra peruana no fue fácil. Estaba lleno de amenazas, oposición y no había libertad religiosa entre los aymaras y los quechuahablantes. A pesar de eso, los resultados de la evangelización fueron halagadores.

Al término de su estadía en Puno, en el Congreso de la Conferencia General, el llamado “apóstol de los indígenas” reportó el bautismo de 500 creyentes en un año, una feligresía de 2.075 personas en la sierra y el funcionamiento de 46 escuelas misioneras , de los cuales 45 fueron dirigidos por docentes formados en Platería.19 Desafortunadamente, a pesar de que Fernando fue el primer presidente de la Misión del Lago Titicaca, los Stahl tuvieron que abandonar Puno por motivos de salud.

La Cuarta Misión: Misión Perú

Después de asistir al Congreso Mundial Adventista en San Francisco, Estados Unidos, del 29 de marzo al 14 de abril de 1918, y tomar unos meses de vacaciones, los Stahl regresaron a la tierra del Imperio Inca. Esta vez se instalaron en la capital del Perú, Lima. Entre 1920 y 1921, los Stahl colaboraron con la Misión de Perú antes de su viaje al centro de Perú. En julio de 1921 Stahl recorrió el norte del país, dejando la semilla que brotaría con la presencia de otros misioneros.20

La Quinta Misión: Ceja de la Selva Central

El 3 de julio de 1921, la junta directiva aprobó el viaje de los Stahl al centro de Perú para investigar las oportunidades de trabajo evangelístico en esa zona.21 Stahl comenzó su quinto punto de misión en la ceja de la selva en el centro de Perú. Inició su recorrido en Chanchamayo, siendo aceptado por algunas familias Asháninkas y Yáneshas.22 Gracias al informe de Fernando, la Misión Unión Incaica solicitó a la División Sudamericana, en noviembre, la asignación de fondos para el establecimiento de una estación misionera.23

En agosto de 1922, los Stahl se mudaron a la ceja de la selva peruana y crearon la estación misionera Metrado y otras. El trabajo entre los campas está bien relatado por Alejandro Bullón. El título de su libro resume la labor misionera de Stahls entre los campasÉl nos amaba. El “apóstol de las campas”, como se le llamó, tuvo una aventura misionera “limpia”, “heroica” y “admirable”. El heroísmo de Stahl no fue alimentado por aplausos o interés personal; fue un heroísmo solitario y desinteresado.24

La Sexta Misión: Misión del Alto Amazonas del Perú

Antes de iniciar el próximo punto de misión, la Conferencia General invitó a la familia Stahl a ir a Europa para contar su acción misionera por el viejo continente. Visitaron Francia, Alemania, Dinamarca, Noruega, Austria, Italia y Suecia.25

Después de este viaje, el sexto destino misional de los Stahl fue el río Amazonas, específicamente Iquitos, y el área de influencia de los ríos. Este nuevo episodio misionero requirió un nuevo equipo de colaboradores formado por: William Schaefflers y su familia, Henry y Bárbara Westphal, y Ricardo y Georgiana Hayde. También ayudaron trabajadores nacionales como Bernabé, Carmen y Raúl Chávez, Juan Ramos y Rufino Pacho.26 El trabajo de los Stahl en la selva peruana representó un esfuerzo en las áreas de salud, educación y, sobre todo, esperanza espiritual, que fueron compartidas a través de su vida y predicación.

En 1927, Ana abrió una pequeña casa de maternidad que funcionó durante casi treinta años. Fue el comienzo de la actual Clínica Adventista Ana Stahl (Clínica Adventista Ana Stahl). La Unión Incaica apoyó la compra del terreno para las oficinas y residencias de la futura misión. En 1938 HB Lundquist informó al congreso de la Unión Incaica que debido al estado de salud del pastor Stahl, no se había iniciado ningún trabajo de construcción nuevo, pero una vez que lo hizo, quedó firmemente establecido.27 En 1939, el pastor Stahl fue persuadido de dejar el campo misional y regresar a su país como jubilado.

Años después

En la vida cristiana, no hay retiro para la predicación del evangelio. Eso dijo Fernando cuando volvió a su país. Los Stahl vivieron por un corto tiempo en Paradise, California, pero su inquietud misionera no les permitió quedarse en casa. Se mudaron a una comunidad de indios Klamath en el norte de California.28

Allí, con muy buenas intenciones, los Stahl comenzaron su labor médica. Pero el agotamiento se interpuso en su camino. Hicieron todo lo posible, pero Ana convenció a Fernando para que regresara a casa. Posteriormente, pastoreó una iglesia cerca de su casa, en Oroville. Pasó sus últimos días al cuidado de Ana y su hija Frena. Murió el 30 de noviembre de 1950, a la edad de 76 años. Ana Stahl falleció el 5 de octubre de 1968.

Legado

La historia de la pareja Stahl muestra siete áreas diferentes de trabajo evangelístico. Sus vidas estuvieron atentas al clamor de los necesitados de salud física y, sobre todo, espiritual. Vivían para la misión. Cuando Fernando terminó su trabajo en el altiplano de Puno, decidió compartir sus experiencias en un libro, que tituló En el país de los Incas y lo terminó de escribir en 1919.

Casi al final del libro exhorta:

Que el Espíritu de Dios impulse a muchos hombres y mujeres jóvenes a abandonar sus ambiciones mundanas y consagrar su vida a Dios, yendo a estos campos necesitados, entre personas que nunca han escuchado la hermosa historia de la cruz. Que el Señor mueva a los que no pueden ir, a dar con generosidad los recursos que les han sido encomendados, para que la obra del evangelio progrese... Continuad la obra con estos hijos de Cristo que están en tinieblas.29

* Traducido por: Víctor y Grelte Choroco

Fuentes

Allen, Alvin Nathan. “El mensaje del tercer ángel en el Perú”. La Revista Adventista [Adventist Review], febrero de 1911.

Junta Directiva de Misión Unión Inca, voto no. 307, FA Stahl - visita Centro Perú, 3 de julio de 1921.

Junta Directiva de Misión Unión Inca, voto no. 360, Solicitud de Apropiaciones - Estación Misionera en Perené, 1 de noviembre de 1921.

Hayden, RA “La Misión Amazonas del Perú”. La Revista Adventista [Adventist Review] (noviembre de 1932).

Lundquist, HB “Congreso bienal de la Unión Incaica”. La Revista Adventista [Adventist Review] (13 de junio de 1938).

Paucar, Alejandro Bullón. Él nos amaba: La aventura misionera de Stahl entre los campas. Lima: Editorial Sudamericana Editorial Española - Sucursal Perú, 1999.

Anuario Adventista del Séptimo Día. Washington, DC: Review and Herald Publishing Association, 1962 y 1972.

Stahl, Ferdinand A. En la Tierra de los Incas. Brushton, Nueva York: Servicios TEACH, [c. 1918] 2006.

Stahl, Ferdinand A. “Orando por luz”. La Revista Adventista [Adventist Review] (julio de 1921): 9-10.

Stahl, Ferdinand A. "Los indios Klamath". ARH, 23 de noviembre de 1939.

Stahl, Ferdinand A. “Una expedición minera”. La Revista Adventista [Adventist Review] (diciembre de 1912).

Stahl, Ferdinand A. “Usando la cuña en Bolivia”. La Revista Adventista [Adventist Review] (diciembre de 1909).

Stahl, Fernando. En el país de los Incas. Lima: Editorial Sudamericana Editorial Española - Sucursal Perú, 2006.

Neufeld, Don F.; editor. Enciclopedia Adventista del Séptimo Día MZ, 2da. ed., Serie de referencia de comentarios. Hagerstown, MD: Review and Herald, 1996.

Stahl, Ana Christina," Obituarios.  Pacific Union Record , 4 de noviembre de 1968.

Thomann, Eduardo W. “Nuestro arribo”. La Revista Adventista [Adventist Review] (septiembre de 1909).

Westphal, Bárbara. Ana Stahl de los Andes y Amazonas. Mountain View, CA: Pacific Press, 1960.

Westphal, Joseph W. “El mensaje entre los indígenas aimaráes en el sur del Perú [II]” [The Message Among the Aymara Indians of Peru]. La Revista Adventista [Adventist Review] (octubre de 1911).

Westphal, Joseph W. "El mensaje entre los indios aymaras del Perú". ARH, 10 de agosto de 1911.

Notas

  1. Más tarde, su madre se volvió a casar, pero esta vez con un anciano de la iglesia que todos los días leía la Biblia con voz solemne a la familia. La joven viuda probablemente pensó que este hombre devoto sería un buen padre para su bebé, ¡pero no lo fue! Todos los favores eran para los hermanastros menores y todos los golpes para Fernando. Barbara Westphal, Ana Stahl de los Andes y el Amazonas,Mountain View, CA: Pacific Press, 1960, 8. 
  2. "Stahl, Ana Christina", obituarios, Pacific Union Record, 4 de noviembre de 1968, pág. 7. 
  3. Ibíd., 9-11. 
  4. Ibíd., 12-13. 
  5. Ibíd., 19-20. 
  6. Ibíd., 20. 
  7. Don F. Neufeld, ed., Seventh-day Adventist Encyclopedia MZ, segunda edición revisada, Serie de referencias de comentarios, Hagerstown, MD: Review and Herald, 1996, 540.
  8. Barbara Westphal, Ana Stahl of the Andes and Amazon, Mountain View, CA: Pacific Press, 1960, 21. 
  9. Ídem. 
  10. Ibíd., 22. 
  11. Eduardo W. Thomann, “Nuestro arribo”, La Revista Adventista, septiembre de 1909: 13. 
  12. Ferdinand A. Stahl, En la Tierra de los Incas (Brushton, NY: TEACH Services, [c. 1918] 2006), 68-104; Ferdinand A. Stahl, “Usando la cuña en Bolivia”, La Revista Adventista, diciembre de 1909: 12-13; Ferdinand A. Stahl, “Una expedición minera”, La Revista Adventista, diciembre de 1912: 10-11. 
  13. Alvin Nathan Allen, “El mensaje del tercer ángel en el Perú”, La Revista Adventista, febrero de 1911: 12. 
  14. Fernando A. Stahl, En el país de los Incas, Lima: Editorial Sudamericana Español - Sucursal Perú, 2006, 74. 
  15. Joseph W. Westphal, “El mensaje entre los indígenas aimaráes en el sur del Perú [II]”, La Revista Adventista [Adventist Review], octubre de 1911: 10. Ver artículo original en inglés: Joseph W. Westphal, “The Message Among the Aymara Indians of Peru”, Review and Herald, 10 de agosto de 1911: 12-13. \
  16. Joseph W. Westphal, “El mensaje entre los indígenas aimaráes en el sur del Perú [II]” [The Message Among the Aymara Indians of Peru], La Revista Adventista [Adventist Review], octubre de 1911: 10. 
  17. Fernando A. Stahl, En el país de los Incas, Lima: Editorial Sudamericana Español - Sucursal Perú, 2006, 87. 
  18. Ibíd., 93. 
  19. Barbara Westphal, Ana Stahl of the Andes and Amazon, Mountain View, CA: Pacific Press, 1960, 70. 
  20. Ferdinand A. Stahl, “Orando por luz”, La Revista Adventista, julio de 1921: 9-10. 
  21. Junta Directiva de Misión Unión Inca, voto no. 307, FA Stahl - visita Centro Perú, 3 de julio de 1921. 
  22. Alejandro Bullón Páucar, Él nos amaba: La aventura misionera de Stahl entre los campas, Lima: Editorial Sudamericana Español Editorial - Sucursal Perú, 1999, 35. 
  23. Junta Directiva de Misión Unión Inca, voto no. 360, Solicitud de Apropiaciones - Estación Misionera en Perené, 1 de noviembre de 1921. 
  24. Alejandro Bullón Páucar, Él nos amaba: La aventura misionera de Stahl entre los campasLima: Editorial Sudamericana Español - Sucursal Perú, 1999, 12. La experiencia en la selva en Perú se narra en: Ferdinand A. Stahl, In the Amazon Jungles (Mountain View, CA: Pacific Press, 1932). Hay muchos artículos que se omiten por falta de espacio. Ver también, Juan Carlos La Serna Salcedo, Misiones, modernidad y civilización de los campas: Historia de la presencia adventista entre los asháninkas de la selva central peruana, 1920-1948: historia de la presencia adventista entre los asháninkas de la selva central peruana, 1920-1948], Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 2012, 73-87. 
  25. Barbara Westphal, Ana Stahl of the Andes and Amazon, Mountain View, CA: Pacific Press, 1960, 100. 
  26. RA Hayden, “La Misión Amazonas del Perú”, La Revista Adventista, noviembre de 1932: 15-16. 
  27. HB Lundquist, “Congreso bienal de la Unión Incaica”, La Revista Adventista, 13 de junio de 1938: 910. 
  28. Ferdinand A. Stahl, “The Klamath Indians”, ARH, 23 de noviembre de 1939, 15, 16. 
  29. Fernando A. Stahl, En el país de los Incas, Lima: Editorial Sudamericana Español - Sucursal Perú, 2006, 212. 
×

Quispe, Gluder. "Stahl, Ferdinand Anthony (1874–1950)." Encyclopedia of Seventh-day Adventists. July 25, 2021. Accessed December 06, 2023. https://encyclopedia.adventist.org/article?id=EGPP.

Quispe, Gluder. "Stahl, Ferdinand Anthony (1874–1950)." Encyclopedia of Seventh-day Adventists. July 25, 2021. Date of access December 06, 2023, https://encyclopedia.adventist.org/article?id=EGPP.

Quispe, Gluder (2021, July 25). Stahl, Ferdinand Anthony (1874–1950). Encyclopedia of Seventh-day Adventists. Retrieved December 06, 2023, https://encyclopedia.adventist.org/article?id=EGPP.